Aidan

Aidan Ese día me despertó temprano la llamada. Era una voz repentina y algo temblorosa, le escuché decir que él había muerto anoche alrededor de la una de la madrugada. Cuando terminó de hablar, ―lo cual fue pronto― yo respondí con un «de acuerdo» y me dejé caer sobre la cama. Me quedé absorta una…

Cruzando el puente

Se revelan las estrellas en el horizonte empedrado, en el que tu y yo probamos como era cruzar estrechamente nuestras miradas, tan solo un rayo de luz intercepta el cielo aun dormido, el cielo que aguarda al calor que abrigará nuestras almas; y esas estrellas, esas estrellas ambarinas se empeñan reacias en regalarme derruidos recuerdos…

Inacabado

Blindado el corazón negro surge de la tierra, de la garganta de hielo como espectro naciente del muerto. Oh la diosa del tridente, la de las lagrimas solas y la risa intempestiva; el sudor invisible fue vasija del descontento, mi risa fue atrapada por los escollos del placer fingido, del orgasmo inalcanzado en su unión…

Entre sombras: Los warren

Nunca fui una mujer preocupada de estar al tanto de lo que pasaba en el condominio. Me consideraba una escéptica en cuanto a toda clase de supercherías relacionadas con monstruos, hadas, duendes y toda esa batería de ridiculeces que según algunos de mis vecinos sucedían en el lugar, pero fue precisamente esa suerte de descreimiento…

Desahogo

Mis huesos sin templar, oh mi alma al abrazo del azar, descompuesta en años. Tu voz, amor mío, se hace tan crucial como maldita. Supieses tú el peso del sueño en mi pecho y cuánta vida se va en un solo pensamiento tuyo; de allá ya no vuelvo, donde reside el olvido, la sangre de…

Inocencia

Originally posted on ENTRE SOMBRAS: TERROR Y SUSPENSO:
La vida de Joshua era tan apacible, tan deliciosamente cómoda y libre de preocupaciones propias del mundo adulto. Su entrañable cuerpecillo adolescente, independiente y a la vez carente de experiencia sostenía una existencia casi envidiable. Era un chico bueno.        Cada mañana, Joshua salía de su casa…

Inocencia

La vida de Joshua era tan apacible, tan deliciosamente cómoda y libre de preocupaciones propias del mundo adulto. Su entrañable cuerpecillo adolescente, independiente y a la vez carente de experiencia sostenía una existencia casi envidiable. Era un chico bueno.        Cada mañana, Joshua salía de su casa camino al instituto. No era posible decir que…

La espina de Gélide

Existe en la ciudad de Alazor, entre el pasado y… bueno, el pasado más lejano aún, la historia de una mujer llamada “Gélide”. Cuando Alazor era todavía un pueblo ‒antes de la llegada de los irlandeses‒ Gélide llegó a vivir con su familia cuando tenía apenas cinco años. Su madre era una curandera y su…

Hablar sin voz

Somos corazones destrozados, piernas cansadas, consumidas en el lodo hasta las rodillas, esperando una voz en idioma sigiloso e inefable. Nuestros ojos hambrientos deletrean luz de hadas, ansían libertad anulada en el otro. Manada, jauría pálida sin rumbo. Somos por momentos y somos nada, todo nos distrae al caminar. Cual ojo fuera un rio despistado…

Medialuna

No hay extraños, no hay refrán en tu dulce entrepierna, Solo un colgajo que baila triste a la draga de mi lengua. Cuanto vigor en un guitarreo a dos manos atareadas, Modulando los círculos en mis dos bocas agudas Mi garganta canturrea satisfecha suplida en burbujas de luz. …Y tus labios cerrados se abren para…

Visión

Desde la mirada al beso cunde la paciencia.Desde una cosa a la otra entonces el peso del mundo sobre mis hombros derrotas. Bastan tus ojos para que los latidos todos oigan, pues tu mirada funde el hielo dentro de mí. Voy pidiendo en sueños tu presencia en la vigilia, para que mis labios sepan a…