Desahogo

images (21)

Mis huesos sin templar, oh mi alma al abrazo del azar, descompuesta en años. Tu voz, amor mío, se hace tan crucial como maldita. Supieses tú el peso del sueño en mi pecho y cuánta vida se va en un solo pensamiento tuyo; de allá ya no vuelvo, donde reside el olvido, la sangre de demonios y corazones maltrechos, oh perdóname tanta compasión conmigo mismo, es que no conozco otra forma de rendición ante la locura. Supieses cuánta muerte hay en un solo suspiro, amor, cuanta fatalidad se acuna en mis tribulaciones diarias cual péndulo marca las horas finales.

La exclamación es un gusano en mi boca; las nubes se hacen tira y las monedas compran comida que no llega a ser disfrutada ni dentro del hambre más desmedida. Soy lavanda seca y muerta con raíces dulces que esperan la lluvia que no llega. Supieras, amor, la rabia de lo abrupto que se entromete en mis letargos; mi soledad subraya el dolor que siento por ti,  la bulimia que regresa todo el tiempo a cobrar trozos de ti que no tengo y lastima lugares desiertos de mi cuerpo.

No hay nada grato en vivir, pues se apodera de mí este agobio asesino, cada mirada de ti es vaga cual resabio de agosto llega en octubre, cual sonaja en la tina enmudece sumergida. Reza por mi cuando esta voz se ahogue, desata las cadenas de mi cuerpo impoluto de ti, apaga en un soplo la llama viva que sangra mi lengua, seca mis tormentos que por mis ojos siempre hallaron salida.

Supieses cuánto desahucio hay en esta prosa tranquila y suicida.

Joaquín Toro

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s