Almas gemelas

Amor eres tú, exhalación del otoño, halito del sol que baña a las rosas desnudas sobre la tierra. Oh qué breve las risas, qué largo el dolor. Es que la calma solo lastima al tiempo y este se ensaña conmigo cuando sonrío, pues él ha de darme los momentos agrios más extenuantes que el hombre…

Verano

Terrino el aire que respiro, es el viento con polvo que se levanta con el soplo ardiente del sol; Es el viento ígneo derritiendo mis pensamientos. El aliento fresco de las sombras del canelo, el palto y el Acacio; y sobre mi cabeza el trino de gorriones mudando a cada segundo, así como las culebras…

Flagelo

Versos azucarados, del más ácido deseo, Amante de las infames promesas Garganta en salar del llanto Eres el fiel que carburó en sus falacias. Y por momentos eres menos Y aun así lo representas todo Como la cruz de los obispos De viva voz y corazón sordo Fuiste un saludo acabado, En el silencio de…

Inspiración imposible

El genio lento, oh, qué débil, ardiente de un modo distinto. La mente esta despierta, el poema es tan breve e infructuoso que es como vapor resuelto a ser fantasma que pena de noche y de día. Cada noche sin lirica es un abismo cual negrura de ojos de gato. La pereza, demonio experto, ángel…

Despedidas

Aún cuando respiro, el aire puro se espesa en mi sangre, El oxigeno se descompone en veneno dentro de mis pulmones. Es la pena atroz de no sacarte de mi mente. Debo estar enfermo, quizá me gana el delirio y la cobardía, Pues no sé cómo decirte lo que siento. Me siento atrasado en el…

El volumen del aburrimiento

¿Qué hacer cuando todo fue hecho? Sueñe, usted siempre debe soñar, Soñar hasta que pueda percibir el Sabor de sus sueños en el paladar Soñar… hasta que crea que está soñando. Joaquín Toro

El deseo

Hay fuego en mi sangre, corriendo cual ladino travieso, amenaza con fineza quemar todos mis arsenales dando rienda suelta al descontrol, se abre mi apetito sensual haciéndome sonar como las campanas de la iglesia, cuyo llamado me es negado por ser el pecador que soy. Mis palabras son voraces a su silencio, cada una de…

Mientras te amé en silencio

Yo hice un boceto de su rostro, Un ensayo de su mente, Un poema con su cuerpo que tallé en reluciente caoba Grabé sus palabras de amor en una tablilla de mármol, las leí con impetuosa alta voz y las retoqué con cincel cada año Esculpí en yeso sus atributos, soplé con delicadeza cual viento…

Del colgado al verdugo

Antes de que llegara el alba, ya estaba ansioso e ilusionado como de costumbre, pero al enterarme de lo que mi instinto me hizo creer era cierto, fue como si la muerte se hubiese parado sobre mí. Mis huesudas y crujientes rodillas perdieron fuerza y temblaban como nunca, mis manos, sin embargo, se mantenían fuertes…

Anatomia del amor

Más cerca, enloquezco, más lejos, aquí aguanto, más cerca, me congelo, más lejos ardo en llanto; más cerca me asfixio, más lejos cómo duele. Es la distancia, es este demonio que me posee; es este silencio tortuoso que famélico se traga mi calma; es este espacio inadmisible, justificado en la cordura, es mirar el ámbar…

Corazón

Oh corazón, que permutas mi pena por la noche, tan pequeño y tan noble que tuve que cerrar con soldadura de plata. Yo adorné este corazón con blindaje de oro y le hable despacio sobre el amor Le enrollé orlas de bronce para que su rostro no fuese triste. para que su existencia fuese como…

Antes de partir

Una promesa de amor tan grande… una promesa engarzada mil veces en mis labios, ese es mi regalo para ti. Una hilera de alelíes dispuestos en dirección a tu habitación. Una sed tan apremiante… que pueda yo estar cerca para aplacar con la humedad de mis besos cual rio fue amigable a sus peces. Un…